Página de inicio » Blog jurídico » Éxitos del bufete Debelare Abogados en Madrid » Criadero dedicado a la venta de cachorros enfermos por parvovirus condenado gracias a los abogados animalistas de Debelare

Criadero dedicado a la venta de cachorros enfermos por parvovirus condenado gracias a los abogados animalistas de Debelare

Los cachorros de perro eran vendidos enfermos de parvovirus. Las condiciones en las que eran traídos de Hungría hacían que enfermaran.

¿Acabas de comprar un animal y te lo han vendido enfermo? No estás solo. Debelare Abogados tiene a los mejores abogados animalistas. Te ayudaremos a proteger tus derechos y los de los animales.

Abogados animalistas para casos de cachorros con parvovirus.
El caso de cachorros de perro infectados por parvovirus: un nuevo caso de interés público para los abogados animalistas de Debelare.

Nuestro cliente adquirió un cachorro de perro para que le hiciera compañía a una familiar. “Siempre los he adoptado”, nos contaba apenado en la primera consulta en el despacho, “pero en esta ocasión deseaba hacer un regalo especial y compré un cachorro de raza”. “No te imaginas cómo lo lamento”.

A través de la plataforma Milanuncios, nuestro cliente buscó criaderos de perro con buenas referencias. Viendo que este portal estaba copado de anuncios de un criadero de Seseña, que se jactaba de tener a los cachorros en excelentes condiciones, el cliente acudió a sus oficinas sin pensarlo.

Allí conoció a una perrita de la que se “enamoró” a primera vista. Tal fue la conexión con el animal que decidió cerrar la compraventa en el acto. Entonces el cliente pagó al criadero 350 euros en concepto de precio por la cachorra, además de otros gastos (comida de perro, activación de chip etc.).

Todo parecía ir bien. Una vez en casa, la cachorra comenzó a adaptarse a la vivienda del cliente y nada auspiciaba ningún inconveniente. Sin embargo, al segundo día la perra comenzó a encontrarse mal; estaba apática, deprimida y apenas comía. Al tercer día comenzaron los vómitos y las deposiciones sanguinolentas. Era evidente que la pobre cachorra estaba gravemente enferma.

Alarmado por la situación, el cliente llevó inmediatamente al animal al veterinario de su confianza. Tan pronto como los facultativos vieron los síntomas de la perrita, le informaron de que sospechaban que el animal podía tener una enfermedad infecciosa conocida como parvovirosis o parvo. Lamentablemente resultaron estar en lo cierto: el test realizado al pobre can dio positivo en esta temible enfermedad.

Un caso de maltrato animal para los abogados animalistas de Debelare.
La cachorra comenzó a tener síntomas de parvovirosis, enfermedad que finalmente fue confirmada por los veterinarios.

Después de una durísima semana, en la que el cliente vio como su “compañera” se iba apagando progresivamente, la cachorra pereció en la clínica veterinaria. Pese a todos los esfuerzos, pese a un tratamiento verdaderamente costoso, nada pudo evitar que la perrita sucumbiera a la enfermedad.

Indignado por el sufrimiento causado al animal y a él mismo, el cliente se puso en contacto con el criadero de perros para que le resarcieran por los daños y perjuicios causados y por el sufrimiento psicológico padecido. Para su sorpresa, el criadero negó toda responsabilidad, alegando que “no lo había llevado a al veterinario del criadero” y que “todo lo más, te regalamos otro perro ¿qué más te da uno que otro?”.

Desde luego, la propuesta repugnó al cliente en lo más hondo. Para colmo de males, poco tiempo después nuestro cliente comprobó en distintos foros de internet que aquel era el “modus operandi” de aquella empresa. Y es que a muchos otros afectados también les habían vendido cachorros de perros enfermos.

Tras investigar más en profundidad, nuestro cliente se enteró de que esta empresa sin escrúpulos traía a los perros de Hungría en condiciones deplorables, falsificando sus pasaportes, de modo que simulaban que tenían una edad superior a la que en realidad tenían. Una vez en España, los hacinaban en las instalaciones de la empresa (salvo cuando iban a tratar con clientes, claro). Los que atendían a los animales no eran veterinarios, por lo que se cometían verdaderas atrocidades. En suma, un auténtica situación de maltrato animal.

Los cachorros eran traídos de Hungría en condiciones deplorables.
El hacinamiento y demás condiciones precarias provocaban el contagio de parvovirosis entre los cachorros.

Aquello fue la gota que colmó el vaso. El cliente se puso en contacto con los abogados animalistas de Debelare abogados Madrid, quienes iniciaron las correspondientes acciones legales. Gracias a la labor de los abogados, ha quedado probado que el criadero vendió a la cachorra enferma y según la sentencia de primera instancia tendrá que indemnizar al cliente por los daños y perjuicios sufridos.

Pero para los abogados animalistas de Debelare no era suficiente que se indemnizase al cliente. Los maltratadores de animales debían pagar por las barbaridades cometidas. De ahí que se emprendieran acciones penales en el ámbito penal y que, actualmente, se esté investigando lo sucedido por el Juzgado de Instrucción de Illescas. Los responsables encaran la posibilidad de prisión debido a los delitos de maltrato animal, falsedad documental, estafa, coacciones y amenazas.

Desde el equipo de abogados animalistas de Debelare abogados, felicitamos al cliente por tener el valor de demandar a aquellos que causaron tanto daño y sufrimiento. No podemos ayudar a la cachorra, pero estamos honrados de dar voz a aquellos que no la tienen (o mejor dicho, a aquellos que la tienen pero que la expresan de modo diferente a nosotros).

Afectados de cachorros con parvovirus, denunciad.
Animamos a todos los afectados, que han comprado cachorros enfermos debido a este tipo de situaciones de maltrato animal, a denunciar. Ponerse en manos de abogados animalistas especialistas es lo más adecuado.
Compártelo en las redes sociales