Abogados de custodia compartida en Madrid: lo que necesitas saber en 2018

Abogados de custodia compartida en Madrid tratan los factores clave que pueden influir en su obtención, a día de hoy, en 2018. La edad y opinión de los niños, relación entre los padres, capacidad económica de éstos, distancia entre domicilios, y otros tantos, son los condicionantes. Un abogado especialista los tendrá en cuenta para elaborar su estrategia en cualquier proceso de lucha por la custodia de los hijos.

Abogados de custodia compartida en Madrid.
Los abogados de custodia compartida en Madrid, además de velar por interés de sus clientes, juegan un papel importante respecto a la protección de los menores cuya custodia está en juego.

Los Juzgados suelen seguir unos criterios determinados a la hora de conceder, o no, la guarda y custodia compartida. Debes conocer las grandes diferencias en función de la comunidad autónoma en que te encuentres, en este caso prestaremos especial atención a la Comunidad de Madrid.

Es fundamental que seas consciente de cuándo podrás solicitar la custodia compartida:

Información jurídica concisa, detallada y actualizada en 2018. Sin embargo, ésta nunca sustituirá al asesoramiento personalizado de un buen abogado de custodia de los hijos, Debelare Madrid cuenta con algunos de los mejores.

Que la custodia compartida sólo sea posible cuando existe una buena relación entre los cónyuges es una idea equivocada muy extendida. Esto nos llevaría a la absurda situación de que aquel progenitor que no esté de acuerdo con esta medida, dinamite la relación personal con su expareja para frustrar el otorgamiento de la custodia compartida.

Cualquier abogado de custodia compartida de Madrid sabe muy bien que la relación entre los cónyuges puede ser mejor o peor pero que influirá poco en la decisión del juez.
Cualquier abogado de custodia compartida de Madrid, sabe que la calidad de la relación entre los progenitores es un factor de poco peso en la decisión del juez.

La existencia de una mala relación personal entre los cónyuges no tiene por qué afectar al interés del menor. Por ello, es compatible que el Juzgado otorgue la guarda y custodia compartida con la existencia de una relación negativa entre los progenitores.

No obstante, sí afectará al objetivo de conseguir la guarda y custodia compartida cuando las desavenencias de los padres traspasa la esfera personal de los cónyuges y afecta a los menores, de manera que estos presencian situaciones tensas y conflictivas entre sus padres. También si la mala relación entre ellos, impide mantener un diálogo sobre las cuestiones relativas a los hijos.

Incluso cuando la custodia compartida se acuerda por vía amistosa entre ambas partes, el Juez solicita al Ministerio Fiscal que se pronuncie sobre la idoneidad de la medida. Proteger el interés del menor será el objetivo del informe que emite el Ministerio Fiscal, el cual podrá ser favorable o no. La opinión de los hijos, bajo ciertas circunstancias, también será tenida en cuenta por el Fiscal.

Paradójicamente, en el pasado, para los casos en los que la custodia compartida fuera solicitada por uno de los progenitores, se exigía que el informe del Ministerio Fiscal fuese favorable. Dicha exigencia fue declarada inconstitucional y, aunque es de gran ayuda que el informe del Ministerio Fiscal sea favorable a la custodia compartida, no es imprescindible para que el Juez pueda inclinarse hacia la misma.

Cuando se solicita la guarda y custodia compartida, el juez no sólo escuchará al Ministerio Fiscal. También la opinión de los hijos será tenida en cuenta. Para ello es necesario que tengan más de 12 años ó, cuando sin alcanzar dicha edad mínima, quede demostrado que tienen juicio suficiente.

El Juez puede, de forma complementaria, solicitar el informe del equipo psicosocial para tomar la decisión sobre conceder o no la custodia compartida. El informe no es obligatorio ni vincula al Juez en su decisión.

Abogados de custodia compartida en Madrid consideran al informe psicosocial como un arma de doble filo.
Según la experiencia de los abogados de custodia compartida de Debelare Madrid, el informe psicosocial puede convertirse en un arma de doble filo.

Es cierto que en ocasiones la inexistencia de informe psicosocial puede truncar tus intereses. Éste es una herramienta útil para que el Juez valore la situación del menor y de los progenitores.

La inexistencia de informe psicosocial, prueba que fue solicitada y denegada (cuya denegación no se recurre en infracción procesal), impide de forma significativa valorar la situación del menor, dado que los informes (escolares y médicos) aportados datan, el más reciente, de 2015 y no se emitieron desde la perspectiva integral de los informes psicosociales (art. 92.9 del C. Civil) que abarcan tanto al menor, como a los progenitores.

Sentencia TS núm. 567/2017 de 19 octubre. RJ 2017\4484

La obtención de la custodia compartida no depende de un informe psicosocial favorable. Que exista un informe favorable no es garantía de éxito, sólo es un elemento para que el juez valore.

El recurrente solicita que se confirme la sentencia del juzgado, en virtud de la cual se accedió al sistema de custodia compartida, al entender que con ello se protege el interés de los menores de acuerdo con la jurisprudencia de esta sala, unido a que ello fue lo propuesto en el informe psicosocial. En la sentencia recurrida, como dijimos, se valoró el informe psicosocial y la exploración de los menores para llegar a la conclusión de que lo más favorable para ellos era permanecer con su madre, sin perjuicio de un amplio régimen de visitas, lo que no consta que sea contrario al interés de los menores, máxime si tenemos en cuenta su edad, próxima a la mayoría de edad ( art. 92 del C. Civil ), por lo que se han de desestimar estos motivos en cuanto se solicita la custodia compartida, al no infringirse la doctrina jurisprudencial

Sentencia núm. 288/2017 de 12 mayo. RJ 2017\2051

Como ves, la concesión de la guarda y custodia compartida en ningún caso se establece de forma automática o después de escuchar únicamente a los progenitores, siempre va a estar condicionada a múltiples controles y verificaciones para preservar el interés del menor.

No es necesario que solicitéis la custodia compartida de mutuo acuerdo para conseguirla, pero cuando al menos uno de los progenitores esté inmerso en un procedimiento penal contra la vida, la integridad o la libertad sexual de su pareja o los hijos, de ninguna manera ésta va a ser concedida.

Los abogados de custodia compartida del despacho pueden atestiguar cómo los jueces actúan siempre con la premisa de proteger a los menores.
Los abogados de custodia compartida del bufete han visto situaciones verdaderamente dramáticas. Afortunadamente los jueces están muy atentos para detectar cualquier situación que pudiera llegar a poner en peligro a los menores.

La custodia compartida dejará de ser una opción cuando cualquiera de los padres, hombre o mujer, esté inmerso en un procedimiento penal contra la vida, la integridad o la libertad sexual de su pareja o los hijos.

No es necesario que exista un procedimiento penal para que no proceda la guarda y custodia compartida. Si, durante el procedimiento de divorcio, el juez se da cuenta de que puede haber indicios de violencia doméstica, también puede denegar la custodia compartida.

El uso del domicilio es un factor fundamental en materia de custodia compartida. El uso del domicilio que fue familiar dependerá de si es privativo o ganancial, si la guarda y custodia se ejerce en el mismo domicilio familiar o en domicilios separados, la distancia entre domicilios, etc. Éstas y otras cuestiones que no están reguladas en el Código Civil han sido matizadas por la Jurisprudencia. A continuación te damos algunas claves sobre el uso del domicilio en relación con la custodia compartida.

En Debelare Abogados Madrid hemos observado que, cuando el domicilio familiar no es propiedad del matrimonio, sino únicamente de uno de los cónyuges, el hecho de que su uso sea concedido al cónyuge no propietario constituye una de las mayores preocupaciones para el que sí lo es. En los casos de custodia compartida esta situación no se encuentra justificada.

El Tribunal Supremo ya se ha pronunciado en casos como este. Aunque en ocasiones se atribuya el uso a uno sólo de los cónyuges, será por un corto periodo de tiempo, hasta que cada uno consiga su propia vivienda para ejercer la guarda y custodia cuando esté con los menores.

“…doctrina de esta sala sobre adjudicación de la que fue vivienda familiar en caso de custodia compartida, y que se dirige a fijar un tiempo prudencial para que, de forma independiente, cada uno se los progenitores se procure una vivienda para cuando los hijos estén en su compañía.“

Tribunal Supremo(Sala de lo Civil, Sección 1a) Sentencia num. 517/2017 de 22 septiembre

Cuando se consigue la custodia compartida, igual de importante es saber qué pasa con la vivienda familiar cuando ésta es ganancial.

Claves del uso del domicilio familiar en relación con la custodia compartida según los abogados de custodia compartida de Debelare Madrid.
El uso del domicilio familiar puede estar ligado a la concesión de la custodia compartida de diversas maneras. Ésta es la experiencia de los abogados de custodia compartida de Debelare Madrid.

El Tribunal Supremo en su Sentencia de 10 de Enero de 2018, resuelve esta problemática en un caso en el que se establece la custodia compartida, pero se concede el uso del domicilio familiar ganancial a la madre y a la hija sin límite temporal. El TS resuelve estableciendo un límite temporal de 2 años para proteger el interés del menor y de la madre, por tener esta última dificultades para cambiar de vivienda. Posteriormente la vivienda quedará sujeta a la liquidación del régimen de gananciales.

Sin perjuicio de ello y ponderando el interés más necesitado de protección se fija, por esta sala, el período de dos años, computables desde esta sentencia, con el fin de facilitar a ella y a la menor (interés más necesitado de protección), la transición a una nueva residencia, transcurrido el cual la vivienda quedará supeditada al proceso de liquidación de la sociedad de gananciales, teniendo en cuenta que la madre tiene en la actualidad 39 años, y que pese a su situación de desempleo es licenciada en psicología, por lo que se encuentra en condiciones de encontrar trabajo, dada su adecuada capacidad para establecer metas y planes de empleo, como se deduce del informe psicosocial.

Sentencia nº 7/2018 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 10 de Enero de 2018

La distancia máxima a la que pueden estar los domicilios de los progenitores para poder conseguir la custodia compartida no está regulada. Es muy normal que, con la ruptura de la pareja, la situación económica empeore y sea difícil afrontar la compra o alquiler de una vivienda en la misma zona del que había sido el domicilio familiar. Que uno de los progenitores se oponga al uso alterno del domicilio familiar en el ejercicio de la custodia compartida es bastante común también.

Si las localidades de los progenitores no están a más de 43 minutos, es altamente probable que el juez considere esta distancia entre domicilios como asumible para otorgar la custodia compartida.

En estos casos, aunque el criterio del Tribunal Supremo es evitar a los menores grandes desplazamientos para asistir al colegio, ha considerado que el hecho de que los padres tengan la residencia en distintas localidades separadas entre sí hasta por 43 minutos, no supone un obstáculo para conceder la guarda y custodia compartida y que sea ejercida por cada progenitor en su domicilio.

Fundamento de Derecho 2º (…) Esta sala se ha pronunciado a favor de evitar que ello comporte la necesidad de notables desplazamientos hasta el lugar de escolarización durante el tiempo en que el menor reside en alguno de los domicilios de dichos progenitores (por todas, la reciente sentencia núm. 748/2016, de 21 diciembre ), pero, como se ha dicho, no es ésta la situación del presente caso en que dicha dificultad aparece superada. De ahí que en este supuesto resulte factible que la residencia del hijo cambie por períodos semanales entre ambas localidades donde habitan sus progenitores -con custodia compartida- pues ello no supone especiales dificultades para el mismo.

Tribunal Supremo en sentencia nº 370 de 9 de junio de 2017.

La lucha tanto por conseguir como por evitar la concesión de la custodia compartida, a veces, responde a intereses que precisamente no tienen que ver con el interés del menor. Uno de ellos es evitar o conseguir el pago de una pensión de alimentos. Ésta y la custodia compartida han estado siempre ligadas pero a partir del 2016 la relación entre ellas ha cambiado.

En caso de ser concedida la custodia compartida, aunque puede parecer que no será necesario establecer una pensión de alimentos –ya que seguramente los menores van a pasar la mitad de tiempo con cada progenitor– la realidad es muy distinta. Que cada cual sufrague los gastos en su tiempo de disfrute de los hijos suele ser la idea preconcebida que tienen la mayoría de las personas inmersas en un procedimiento en el que se discute sobre la guarda y custodia compartida. En el pasado también fue la respuesta del Tribunal Supremo a esta cuestión, hasta que en el año 2016 matizó sus anteriores resoluciones:

“Ambos progenitores satisfarán directamente los alimentos del menor en su propio domicilio, abonando los gastos ordinarios y extraordinarios al 50%.”

Sentencia nº 369/2016 del Tribunal Supremo, Sala 1ª, de lo Civil, 3 de Junio de 2016

La custodia compartida no exime de forma automática el pago de alimentos. Así lo estableció El Tribunal Supremo en su sentencia nº 55 de 11 de Febrero de 2016, en su Fundamento de Derecho Sexto. Razona que, aunque la inexistencia de pensión es lo normal cuando ambos progenitores tienen un trabajo con una remuneración parecida, cuando existe una desproporción entre los ingresos de los cónyuges se justifica el pago de una pensión de alimentos.

Esta Sala debe declarar que la custodia compartida no exime del pago de alimentos, cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges, o como en este caso, cuando la progenitora no percibe salario o rendimiento alguno (art. 146 C. Civil), ya que la cuantía de los alimentos será proporcional a las necesidades del que los recibe, pero también al caudal o medios de quien los da.

Tribunal Supremo en su sentencia nº 55 de 11 de Febrero de 2016

Cuando hay custodia compartida y no hay desproporción de ingresos no procede pensión de alimentos:

“Al no constar que concurra desproporción en los ingresos de los progenitores ( art. 145 del C. Civil, no es preciso fijar pensión alimenticia. Por tanto, ambos progenitores satisfarán directamente los alimentos del menor en su propio domicilio, abonando los gastos ordinarios y extraordinarios al 50%.”

Sentencia nº 545/2016 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 16 de Septiembre de 2016

La correlación que ha existido en los últimos años en Madrid entre la custodia de los hijos y la pensión de alimentos queda patente si miramos las siguientes 3 gráficas:

  1. La primera aporta da una visión general con los porcentajes de custodias de los hijos concedidas como consecuencia de divorcios y separaciones de parejas de distinto sexo, en los últimos años en Madrid, tanto compartidas como monoparentales.
  2. La segunda gráfica refleja cómo el descenso de las custodias monoparentales otorgadas a la madre ha llevado aparejado también un descenso en la fijación de pensiones de alimentos pagadas por el padre.
  3. La tercera gráfica pone de manifiesto la fuerte correlación entre el aumento de la concesión de custodias compartidas y la no fijación de pensión de alimentos por parte del juez.
  4. La cuarta gráfica muestra cómo el aumento y descenso de las pensiones de alimentos que paga la madre son claramente proporcionales a la variación en el número de concesiones de custodia monoparental otorgada al padre.
Custodias de los hijos tras divorcio o separación de parejas de distinto sexo en Madrid: compartidas, monoparentales concedidas al padre y monoparentales concedidas a la madre.
Gráfica de custodias de los hijos tras divorcio o separación de parejas de distinto sexo en Madrid: compartidas, monoparentales concedidas al padre y monoparentales concedidas a la madre, en porcentajes sobre el total de custodias concedidas.
Correlación entre el número de custodias monoparentales concedidas a la madre y el número de pensiones de alimentos pagadas por el padre. Datos referidos a divorcios y separaciones en la Comunidad de Madrid, disponibles en el INE en el año 2018.
En la gráfica se aprecia una correlación muy estrecha entre el número de custodias concedidas a la madre y el número de pensiones de alimentos pagadas por el padre. Datos relativos al agregado de los divorcios y separaciones en la Comunidad de Madrid, ofrecidos por el INE en el año 2018.
Correlación entre el número de custodias compartidas y la no fijación de pensión de alimentos. Datos referidos a divorcios y separaciones en la Comunidad de Madrid, disponibles en el INE en el año 2018.
En la gráfica se aprecia una correlación muy estrecha entre el número de custodias compartidas y el la ausencia de fijación de pensión de alimentos. Datos relativos al agregado de los divorcios y separaciones en la Comunidad de Madrid, ofrecidos por el INE en el año 2018.
Correlación entre el número de custodias monoparentales concedidas a la madre y el número de pensiones de alimentos pagadas por el padre. Datos referidos a divorcios y separaciones en la Comunidad de Madrid, disponibles en el INE en el año 2018.
En la gráfica se aprecia una correlación muy estrecha entre el número de custodias concedidas al padre y el número de pensiones de alimentos pagadas por la madre. Datos relativos al agregado de los divorcios y separaciones en la Comunidad de Madrid, ofrecidos por el INE en el año 2018.

Debe ser conocedor de la situación actual de la custodia compartida tanto legislativamente como jurisprudencialmente y transmitirle al cliente ese marco dentro del cual se va a desarrollar el procedimiento.

El abogado de custodia compartida debe hacer una averiguación de cuál es la situación familiar del cliente:

  • Disponibilidad horaria, económica, laboral,
  • Dedicación previa al cuidado de los menores (relación con el colegio, médicos, ocio,…).
  • Existencia de red familiar de apoyo para el cuidado de los menores.
  • Pretensión de guarda y custodia del otro progenitor.
  • Uso del domicilio.

Una vez que tu abogado conoce todos esos detalles, debe elaborar una estrategia para encajar tu situación en el marco legal y jurisprudencial que a día de hoy tenemos, es decir, con las reglas del juego y las cartas que tenemos tendremos que utilizar con la finalidad de alcanzar nuestro objetivo, que no es ganar, ni derrotar a nadie, es obtener la custodia compartida en beneficio del menor.

Es importante que el abogado que elijas para obtener la custodia compartida sea realista, en ocasiones, pueden darse circunstancias que supongan la obtención de la guarda y custodia compartida de forma gradual.

Tu abogado debería realizar una planificación sobre cómo se va a producir esa obtención gradual de la custodia compartida. Trasladar esta situación estudiada y coherente al procedimiento, haciendo una proyección en el tiempo de cada paso a dar, es fundamental.

Si el Juez y el Ministerio Fiscal ven que con una obtención gradual se está dando prioridad al beneficio del menor –y no a perpetuar el enconamiento del conflicto a través de la disputa de la guarda y custodia– los resultados suelen ser excelentes.

Como ves, es muy importante que entre abogado y cliente tengáis una comunicación fluida y, sobre todo, sientas que conoce tu situación al detalle, en Debelare Abogados Madrid el primer paso para poder ayudarte a conseguir la custodia compartida es tener una reunión donde empezaras a conocer a tu abogado y forjar esa confianza y complicidad necesaria para el éxito de tu caso.

La custodia compartida puede ser solicitada de tres maneras:

  • Mediante medidas provisionales.
  • Con la demanda de divorcio o procedimiento de medidas paternofiliales,
  • Solicitando una modificación de medidas.

La custodia compartida se puede ejercer desde que existe un cese de la convivencia entre los progenitores, no hace falta que un Juez te autorice.

Con la decisión de iniciar un procedimiento de divorcio, es habitual que uno de los progenitores abandone el domicilio familiar. Con ello suele venir aparejado el cese de la convivencia con el menor o los menores, aunque esto no tendría por qué ser así.

Normalmente los progenitores solicitan la custodia compartida con la demanda de divorcio o procedimiento de medidas paternofiliales. Sin embargo, debes saber que puedes ejercer la custodia compartida desde que cesa la convivencia.

Además, en los casos en que el objetivo es conseguir la custodia compartida, desde el principio, si se dan las circunstancias, es muy recomendable que tu abogado de custodia compartida interponga demanda de medidas provisionales, ya sea previa a la demanda de divorcio o junto con la demanda de divorcio.

Si no has conseguido la custodia compartida con el procedimiento de divorcio o ni siquiera te lo planteaste, no te preocupes, también puedes solicitar la custodia compartida en el procedimiento de modificación de medidas. Consulta con un abogado especialista en custodia compartida cuándo esta posibilidad es viable.

Solicitar la custodia compartida en un procedimiento de modificación de medidas es algo que cada vez es más usual. Se puede dar por varios motivos:

  • Por la evolución social y jurisprudencial en la materia.
  • Porque la situación actual no es la misma que se daba cuando se acordó el divorcio.
  • Por la evolución del menor, su desarrollo y crecimiento.

Un cambio de circunstancias de una entidad suficiente podría justificar el cambio de custodia exclusiva a custodia compartida.

En esos términos se pronuncia el Tribunal Supremo en sentencia nº 579 de 25 de octubre de 2017. Argumentando que no se puede petrificar la situación en el momento de firma del convenio regulador, que además el buen funcionamiento del régimen de visitas que se estableció en un principio, no es un obstáculo para considerar que, aunque aquello haya funcionado, la custodia compartida es una evolución normal y positiva para el desarrollo del menor y de sus relaciones con ambos progenitores.

Fundamento de Derecho 2º

(ii) La sentencia no concreta el interés de la menor, Carina , en la forma que esta Sala ha señalado con reiteración. La sentencia petrifica la situación de la menor desde el momento del convenio regulador de 16 de octubre de 2007, aprobado judicialmente el 16 de enero de 2008, sin atender a los cambios que desde entonces se han producido, como precisa la sentencia 390/2015, de 26 de junio .

(iii) El hecho de que se haya «venido llevando a cabo, sin incidencia alguna, desde que la menor cumplió los siete meses de edad», como dice la sentencia, no es especialmente significativo para impedirlo. Lo contrario supone desatender las etapas del desarrollo de los hijos y deja sin valorar el mejor interés del menor en que se mantenga o cambie en su beneficio este régimen cuando se reconoce que ambos padres están en condiciones de ejercer la custodia de forma individual, como resulta de la sentencia de 29 de noviembre de 2013 .

(iv) Lo que se pretende con esta medida -dice la misma sentencia- es «asegurar el adecuado desarrollo evolutivo, estabilidad emocional y formación integral del menor» y, en definitiva, «aproximarlo al modelo de convivencia existente antes de la ruptura matrimonial y garantizar al tiempo a sus padres la posibilidad de seguir ejerciendo los derechos y obligaciones inherentes a la potestad o responsabilidad parental y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos, lo que sin duda parece también lo más beneficioso para ellos».

(v) La rutina en los hábitos de la niña que resultan del régimen impuesto en el convenio regulador no solo no es especialmente significativa, dada su edad, sino que puede ser perjudicial en el sentido de que no se avanza en las relaciones con el padre a partir de una medida que esta Sala ha considerado normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, de una forma responsable.

Sentencia nº 579/2017 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 25 de Octubre de 2017

Normalmente se parte de la idea de que la obtención de la custodia compartida es una lucha de los padres, pero no siempre es así. En ocasiones se ha podido establecer una guarda y custodia en exclusiva para la madre o para el padre y que pasado un tiempo sea quién tiene la custodia el interesado en un cambio de custodia.

En estos casos lo normal es que el cambio se produzca de mutuo acuerdo y que se comunique en el Juzgado que llevó el procedimiento de divorcio o relaciones paternofiliales el cambio de custodia exclusiva a custodia compartida.

La aplicación de la custodia compartida tiene un hito en la Sentencia 61/18 de la Audiencia Provincial de Córdoba. La madre solicitó la custodia compartida a través de un procedimiento de modificación de medidas. El padre disponía tan sólo de un régimen de visitas hasta ese momento.

La madre había tenido la custodia exclusiva de los dos hijos, uno de ellos con discapacidad. La excesiva carga que suponía el cuidado del hijo con discapacidad fue lo que llevó a la madre a solicitar dicha modificación de medidas. Con la custodia compartida pretendía mejorar la calidad de vida de su hijo discapacitado.

El padre mostró en todo momento su negativa a aceptar la custodia compartida. El Juez finalmente la concedió por entender que era la mejor manera de velar por el interés del menor.

Los abogados de custodia compartida de Debelare Madrid entendemos que esta sentencia pionera refleja cómo, cada vez más, los jueces interiorizan la custodia compartida como una medida que ayuda y corresponsabiliza a los progenitores en la crianza de los menores, para proporcionarles el mayor beneficio posible.

En definitiva, puedes pedir la custodia compartida tanto si eres la madre como el padre, siempre que se den los requisitos explicados, siendo el más importante el beneficio del menor y que exista acuerdo entre ambos progenitores.

Cuando los padres no están casados, también pueden solicitar la custodia compartida, en este caso estamos ante un procedimiento de relaciones paternofiliales. Es un procedimiento similar al de divorcio pero el objetivo es regular las circunstancias que afectan a los padres con los hijos en lo que se refiere a alimentos, guarda y custodia, régimen de visitas, uso del domicilio y patria potestad.

Otro caso diferente es el de los padres que reconocen la paternidad de un hijo nacido de una relación esporádica, en estos casos obtener la custodia compartida va a resultar todo un reto. La relación padre-hijo se inicia con el reconocimiento de la paternidad. Habrá que ir construyendo poco a poco esa relación para que, en un futuro, se justifique una modificación de medidas en orden a conseguir la custodia compartida.

En Debelare Abogados Madrid nos hicimos eco del anteproyecto de ley sobre el ejercicio de la corresponsabilidad parental en caso de nulidad, separación y divorcio, tambien conocido como anteproyecto de custodia compartida y que fue aprobado el 19 de Julio de 2013.

Este texto, suponía un claro avance y una ayuda para los clientes que solicitan a su abogado la obtención de la custodia compartida. Ya que eliminaba la excepcionalidad con la que se regula la custodia compartida en el Código Civil.

Tanto las familias como los abogados de custodia compartida hemos visto como el establecimiento de la custodia compartida como norma y no como excepción, no ha llegado a materializarse. Por este motivo, creemos que hace falta volver a tomar el pulso de la custodia compartida y compartir con todas las personas que, como tú, buscan un abogado de custodia compartida, cuál es la realidad 4 años después de aquel anteproyecto de Ley.

El 18 de Mayo de 2017 se presentó en Madrid, en el Congreso de los Diputados, una moción instando al Gobierno a presentar en el plazo de 3 meses una Ley que recogiese la Jurisprudencia del TS y en consecuencia estableciese la custodia compartida como opción preferente en los procedimientos de separación y divorcio.

Esta moción fue aprobada el 20 de Junio de 2017 y publicada en el Boletín Oficial de las Cortes Generales Congreso de los Diputados el 28 de Junio de 2017.

A día de hoy, esta Ley de custodia compartida sigue sin existir, pero podemos comprobar que sin ser una prioridad, sigue existiendo un debate candente sobre este tema y es previsible que tarde o temprano, se proceda a modificar el artículo 92 del Código Civil y demás leyes relacionadas con los procedimientos de divorcio y relaciones paterno-filiales, para que por fin recojan la realidad social que el Tribunal Supremo ya refleja en su Jurisprudencia.

Los abogados de custodia compartida en Madrid de Debelare Abogados, hemos podido comprobar cómo, a pesar de no contar en la Comunidad de Madrid con una norma específica que de preferencia a la custodia compartida, en los últimos años hemos conseguido la mayoría de las custodias compartidas solicitadas en los tribunales.

En este contexto, Debelare Abogados Madrid y sus abogados especializados en custodia compartida, hemos sido punta de lanza en la obtención de pronunciamientos judiciales que establecen la custodia compartida en territorios donde la legislación aplicable establece como excepción esa opción.

Además, hemos notado cómo, cada vez más, ha pasado de ser una petición exclusiva de los hombres, a ser una opción que poco a poco las mujeres ven con mejores ojos, ya que no sólo es una medida en beneficio de los menores sino que también permite a las madres un mejor desarrollo de su vida personal y laboral. Que ambos progenitores aboguen por la custodia compartida facilita el establecimiento de esta modalidad por el juez.

En la siguiente gráfica de número de custodias compartidas concedidas a progenitores separados y divorciados (agregado de ambos grupos) en la Comunidad de Madrid se aprecia cómo, poco a poco, las custodias monoparentales concedidas a la madre, en descenso, van convergiendo con las custodias compartidas, en aumento. Sin embargo, sí es cierto que siguen estando muy lejos en proporción, en una relación de 3 a 1 a favor de las custodias concedidas a la madre.

Podemos observar también cómo las custodias concedidas al padre han experimentado un ligero descenso. Suponemos que, en este caso también, ha sido a favor del otorgamiento de custodias compartidas.

Gráfica de custodia compartida en Madrid (datos ofrecidos por el INE en el año 2018) en contraste con custodia monoparental a cargo del padre y de la madre. Datos relativos al agregado de progenitores divorciados y separados.
Custodias compartidas en Madrid del agregado de progenitores divorciados y separados (agregado de ambos grupos), en contraste con custodia monoparental a cargo del padre y de la madre respectivamente. Datos ofrecidos por el INE en el año 2018

Mientras que para el conjunto del territorio nacional sigue sin existir una regulación común que fije la guarda y custodia compartida como opción preferente, hay comunidades autónomas que desde hace ya algún tiempo cuentan con normativa específica que contempla la guarda y custodia compartida como régimen general.

En el País Vasco, la Ley 7/2015, de 30 de junio, de relaciones familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores, recoge en su artículo 9 la custodia compartida como norma, eso sí, siempre que no sea perjudicial para el interés de los menores y como cuestión importante, señala, que la oposición a esta modalidad por el padre o la madre, o la mala relación entre ellos, no será obstáculo para otorgar la custodia compartida.

Artículo 9.– Guarda y custodia de los hijos e hijas

  1. Cada uno de los progenitores por separado, o de común acuerdo, podrá solicitar al juez, en interés de los menores, que la guarda y custodia de los hijos e hijas menores o incapacitados sea ejercida de forma compartida o por uno solo de ellos. Dicha solicitud deberá ir acompañada de una propuesta fundada del régimen de desarrollo de la custodia, incluyendo la determinación de los periodos de convivencia y relación, así como las formas de comunicación con el progenitor no custodio y, en su caso, con los demás parientes y allegados.
  2. La oposición a la custodia compartida de uno de los progenitores o las malas relaciones entre ambos no serán obstáculo ni motivo suficiente para no otorgar la custodia compartida en interés del menor.
  3. El juez, a petición de parte, adoptará la custodia compartida siempre que no sea perjudicial para el interés de los y las menores, y atendiendo en todo caso a las siguientes circunstancias:
    1. La práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con los y las menores y sus actitudes personales, y la vinculación afectiva de los y las menores o incapacitados con cada uno de sus progenitores.
    2. El número de hijos e hijas.
    3. La edad de los hijos e hijas.
    4. La opinión expresada por los hijos e hijas, siempre que tengan suficiente juicio y en todo caso si son mayores de 12 años.
    5. El cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos e hijas y entre ellos, y el respeto mutuo en sus relaciones personales, así como su actitud para garantizar la relación de los hijos e hijas con ambos progenitores y con el resto de sus parientes y allegados.
    6. El resultado de los informes a los que se refiere el apartado 4 de este artículo.
    7. El arraigo social, escolar y familiar de los hijos e hijas.
    8. Las posibilidades de conciliación de la vida laboral y familiar de cada progenitor, así como la actitud, voluntad e implicación de cada uno de ellos para asumir sus deberes.
    9. La ubicación de sus residencias habituales, así como los apoyos con los que cuenten.
    10. Cualquier otra circunstancia concurrente en los progenitores o en los hijos e hijas que resulte relevante para el régimen de convivencia.
  4. Antes de adoptar su decisión, las partes podrán aportar, o el juez, de oficio o a instancia de parte, recabar informes del servicio de mediación familiar, médicos, sociales o psicológicos de especialistas debidamente cualificados e independientes, relativos a la idoneidad del modo del ejercicio de la patria potestad y del régimen de custodia de los y las menores, y, en su caso, sobre la estancia, relación y comunicación de estos con el progenitor no conviviente u otras personas.
  5. En los casos de custodia compartida, el juez fijará un régimen de convivencia de cada uno de los miembros de pareja con los hijos e hijas, adaptado a las circunstancias de la situación familiar, que garantice a ambos el ejercicio de sus derechos y obligaciones en igualdad.
  6. El juez podrá otorgar a uno solo de los progenitores la guarda y custodia de la persona menor de edad cuando lo considere necesario para garantizar el interés superior del menor y a la vista de los informes sociales, médicos, psicológicos y demás que procedan. En este supuesto podrá fijar un régimen de comunicación, estancia o visitas con el otro progenitor que garantice las relaciones paternofiliales así como, en su caso, con la familia extensa.
  7. Salvo circunstancias que los informes anteriores así justifiquen, no se adoptarán soluciones que supongan la separación de los hermanos y hermanas.
En el País Vasco, la Ley 7/2015, de 30 de junio, de relaciones familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores, recoge en su artículo 9 la custodia compartida como norma

Ya desde 2011, en Navarra, los abogados de custodia compartida cuentan con una herramienta excepcional para ayudar a sus clientes a conseguir la custodia compartida de sus hijos, esta es la ley foral 3/2011, de 17 de marzo, sobre custodia de los hijos en los casos de ruptura de la convivencia de los padres.

En este caso, en opinión de Debelare Abogados Madrid, la guarda y custodia queda regulada de una forma menos ambiciosa que en el País Vasco. En el artículo 3 de la misma, establece que en el caso de que la custodia compartida sea solicitada sólo por uno de los padres, habrá que oír al MF y recabar informes. Además establece como obstáculo para concederla que exista una mala relación entre los padres, algo criticable si pensamos que lo normal es que la situación de pareja que ha llevado al divorcio y al planteamiento de la custodia compartida, sea la del deterioro de la relación entre progenitores.

Sin embargo, encontramos muy acertado que esta Ley foral no prive de la guarda y custodia a un progenitor por existir una simple denuncia entre las partes, ya que lamentablemente, como abogados especializados en custodia compartida, asistimos cada día a la instrumentalización de las denuncias para obstaculizar la atribución de un régimen de custodia compartida.

Artículo 3 Guarda y custodia de los hijos

  1. En el caso de ruptura de la convivencia, cada uno de los padres por separado, o ambos de común acuerdo, podrán solicitar al Juez que la guarda y custodia de los hijos menores o incapacitados sea ejercida por ambos o por uno de ellos.
  2. En el caso de que la solicitud se realice por uno sólo de los padres, el Juez podrá acordar la guarda y custodia compartida o la custodia individual, oído el Ministerio Fiscal y previos los dictámenes y audiencias que estime necesarios recabar, cuando así convenga a los intereses de los hijos.
  3. El Juez decidirá sobre la modalidad de custodia más conveniente para el interés de los hijos menores, teniendo en cuenta la solicitud que haya presentado cada uno de los padres, y atendiendo, además de a lo dispuesto en esta Ley Foral, a los siguientes factores:
    1. La edad de los hijos.
    2. La relación existente entre los padres y, en especial, la actitud de cada uno de los progenitores para asumir sus deberes, respetar los derechos del otro y, en especial, cooperar entre sí y garantizar la relación de los hijos con ambos progenitores y sus familias extensas.
    3. El arraigo social y familiar de los hijos.
    4. La opinión de los hijos, siempre que tengan suficiente juicio y, en todo caso, si son mayores de doce años, con especial consideración a los mayores de catorce años.
    5. La aptitud y voluntad de los padres para asegurar la estabilidad de los hijos.
    6. Las posibilidades de conciliación de la vida familiar y laboral de los padres.
    7. Los acuerdos y convenios previos que pudieran existir entre los padres y que estos le hayan justificado.
    8. Cualquier otra circunstancia de especial relevancia para el régimen de convivencia.
  4. En cualquier caso, la decisión buscará conciliar, siempre que sea posible, todos los intereses en juego, considerando como prioritarios los intereses de los hijos menores o incapacitados y asegurando la igualdad de los padres en sus relaciones con los hijos en todo lo que vaya en beneficio de estos.
  5. Si decide la custodia compartida, el Juez fijará un régimen de convivencia de cada uno de los padres con los hijos, adaptado a las circunstancias de la situación familiar, que garantice a ambos padres el ejercicio de sus derechos y obligaciones en situación de equidad.
  6. Si decide la custodia individual, el Juez fijará un régimen de comunicación, estancias o visitas con el otro progenitor que le garantice el ejercicio de las facultades y deberes propios de la patria potestad que tenga atribuidos conforme a la Ley 63 de la Compilación del Derecho Civil Foral de Navarra.
  7. Salvo circunstancias que lo justifiquen específicamente, no se adoptarán soluciones que supongan la separación de los hermanos.
  8. procederá la atribución de la guarda y custodia a uno de los padres, ni individual ni compartida, cuando se den estos dos requisitos conjuntamente:
    1. Esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro progenitor o de los hijos o hijas.
    2. Se haya dictado resolución judicial motivada en la que se constaten indicios fundados y racionales de criminalidad.

Tampoco procederá la atribución cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y de las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados y racionales de violencia doméstica o de género.

Las medidas adoptadas en estos dos supuestos serán revisables a la vista de la resolución firme que, en su caso, se dicte al respecto en la jurisdicción penal.

La denuncia contra un cónyuge o miembro de la pareja no será suficiente por sí sola para concluir de forma automática la existencia de violencia, de daño o amenaza para el otro o para los hijos, ni para atribuirle a favor de este la guarda y custodia de los hijos.

Artículo 9 de la ley foral 3/2011, de 17 de marzo, sobre custodia de los hijos en los casos de ruptura de la convivencia de los padres

La custodia compartida también cuenta con su regulación específica en la Comunidad Autónoma de Aragón, fue aprobada por la Ley 2/2010, de 26 de mayo, de igualdad en las relaciones familiares ante la ruptura de convivencia de los padres (Vigente hasta el 23 de Abril de 2011). Ésta fue incorporada al Código de Derecho Foral de Aragón por el Decreto Legislativo 1/2011, de 22 de marzo, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba, con el título de «Código del Derecho Foral de Aragón», el Texto Refundido de las Leyes civiles aragonesas.

En esta ocasión, vemos cómo se regula sin lugar a interpretaciones la preferencia por la guarda y custodia compartida, sin embargo nos encontramos con una limitación para su atribución cuando exista un procedimiento penal, no siendo necesaria nada más que la existencia de indicios de violencia, vulnerando a todas luces la presunción de inocencia.

Como ya avanzamos, en ocasiones, este obstáculo que prevé la propia Ley, es usado de forma instrumental para frenar de raíz la posibilidad de obtener la custodia compartida o individual y por eso aplaudimos leyes como la navarra que distinguen entre la simple denuncia, los indicios y la posibilidad de revisar la decisión sobre la guarda y custodia cuando existe Sentencia firme penal.

Artículo 80 Guarda y custodia de los hijos

  1. Cada uno de los progenitores por separado, o ambos de común acuerdo, podrán solicitar al Juez que la guarda y custodia de los hijos menores o incapacitados sea ejercida de forma compartida por ambos o por uno solo de ellos.

    En los casos de custodia compartida, se fijará un régimen de convivencia de cada uno de los padres con los hijos adaptado a las circunstancias de la situación familiar, que garantice a ambos progenitores el ejercicio de sus derechos y obligaciones en situación de igualdad.

    En los casos de custodia individual, se fijará un régimen de comunicación, estancias o visitas con el otro progenitor que le garantice el ejercicio de las funciones propias de la autoridad familiar.

  2. El Juez adoptará de forma preferente la custodia compartida en interés de los hijos menores, salvo que la custodia individual sea más conveniente, teniendo en cuenta el plan de relaciones familiares que deberá presentar cada uno de los progenitores y atendiendo, además, a los siguientes factores:
    1. La edad de los hijos.
    2. El arraigo social y familiar de los hijos.
    3. La opinión de los hijos siempre que tengan suficiente juicio y, en todo caso, si son mayores de doce años, con especial consideración a los mayores de catorce años.
    4. La aptitud y voluntad de los progenitores para asegurar la estabilidad de los hijos.
    5. Las posibilidades de conciliación de la vida familiar y laboral de los padres.
    6. Cualquier otra circunstancia de especial relevancia para el régimen de convivencia.
  3. Antes de adoptar su decisión, el Juez podrá, de oficio o a instancia de parte, recabar informes médicos, sociales o psicológicos de especialistas debidamente cualificados e independientes, relativos a la idoneidad del modo de ejercicio de la autoridad familiar y del régimen de custodia de las personas menores.
  4. Salvo circunstancias que lo justifiquen específicamente, no se adoptarán soluciones que supongan la separación de los hermanos.
  5. La objeción a la custodia compartida de uno de los progenitores que trate de obtener la custodia individual, no será base suficiente para considerar que la custodia compartida no coincide con el mejor interés del menor.
  6. No procederá la atribución de la guarda y custodia a uno de los progenitores, ni individual ni compartida, cuando esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro progenitor o de los hijos, y se haya dictado resolución judicial motivada en la que se constaten indicios fundados y racionales de criminalidad. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica o de género.
DECRETO LEGISLATIVO 1/2011, de 22 de marzo, del Gobierno de Aragón

Los abogados de custodia compartida y sus clientes, cuentan en Cataluña desde 2010 con la Ley 25/2010, de 29 de julio, del libro segundo del Código civil de Cataluña, relativo a la persona y la familia, que introduce como premisa que la guarda y custodia debe ejercerse de la forma que los padres acuerden, de no existir acuerdo, el juez determinará la guarda y custodia compartida salvo que estime que la guarda individual sea más beneficiosa, es decir, se dota de preferencia a la mediación entre las partes, posteriormente será el juez quién a falta de acuerdo establezca la custodia compartida, dejando la guarda y custodia individual como una forma de ejercer la misma, residual.

  1. La guarda debe ejercerse de la forma convenida por los cónyuges en el plan de parentalidad, salvo que resulte perjudicial para los hijos.
  2. La autoridad judicial, si no existe acuerdo o si este no se ha aprobado, debe determinar la forma de ejercer la guarda, ateniéndose al carácter conjunto de las responsabilidades parentales, de acuerdo con el artículo 233-8.1. Sin embargo, la autoridad judicial puede disponer que la guarda se ejerza de modo individual si conviene más al interés del hijo.
Artículo 233-10 Ejercicio de la guarda. Ley 25/2010, de 29 de julio, del libro segundo del Código Civil de Cataluña, relativo a la persona y la familia.

La Comunidad Valenciana tuvo su propia Ley de Custodia compartida que, posteriormente, en el año 2016, fue anulada por el Tribunal Constitucional en su Sentencia 82/2016, no por su contenido, que establecía la preferencia por la custodia compartida, sino por entender que no se ha probado que existía con carácter previo una norma valenciana sobre régimen económico-matrimonial que desarrollar y por lo tanto carecer de competencia para legislar en esta materia.

Como es lógico la ruptura existe con o sin custodia compartida, el momento es duro y la manera de llevarlo va a afectar al menor. en función del tacto que tengan sus padres y lo que realmente se paren a pensar en el beneficio e interés de sus hijos. Esto es independiente del tipo de custodia que se alcance finalmente. Podemos encontrarnos con divorcios sin custodia compartida donde la relación entre los padres es magnifica y el menor recibe una sensación familiar más positiva que cuando existía convivencia. ¿Es esta situación peor que una custodia compartida?

Dicho lo anterior, la idea de la custodia compartida en una sociedad moderna debe imperar, el menor va a crecer disfrutando de sus padres, se va a sentir parte de ambas unidades familiares y probablemente la ruptura sea menos traumática,

Igual que no creemos en las ventajas de molde, tampoco en los inconvenientes. Depende de que tipo de custodia prefieras, los típicos inconvenientes que puedes leer sobre la custodia compartida van a ajustarse a tu situación o no.

Normalmente el primer inconveniente al que se alude es que la custodia compartida supone un mayor gasto por tener que tener 2 casas acondicionadas. Este argumento quizá sea aplicable en un primer momento por tener que tener desde un inicio esa disponibilidad de domicilios, pero lo normal es que el menor, cuando sus padres se divorcian, obtengan o no la custodia compartida, cuente con un espacio ya sea para el disfrute de los fines de semana o para el de la custodia compartida. Lo contrario sería sostener que el progenitor no custodio cuando abandona el domicilio familiar termina viviendo en una suerte de agujero o pensión y sin ningún ánimo de prosperar en la vida.

Igualmente se suele esgrimir como inconveniente, que te obliga a vivir cerca de tu ex pareja. En Debelare Abogados convertimos este argumento en una ventaja, voy a vivir cerca de mis hijos también cuando no estén bajo mi guarda, no quiero poner carretera y manta, sólo he tenido una ruptura, pero he creado una familia con mis hijos y quiero estar cerca de ellos, no hace falta vivir en el mismo portal, ni en la misma calle, ni en el mismo pueblo (ya hemos visto algunos ejemplos del TS).

Por último, se suele aludir al cambio de hábitos e inestabilidad para el menor que supone el ejercicio de la guarda y custodia compartida. Desmontamos este mito de forma sencilla con una simple pregunta ¿Quiere esto decir que el ver “desaparecer” de la vida de un niño a uno de sus padres, cuando no hay custodia compartida no supone un cambio de hábitos e inestabilidad?

El cambio es enorme para cualquier niño, exista custodia compartida o no y por lo general si se alcanza la custodia compartida nos encontraremos ante unas bases de convivencia, respeto y disfrute de tiempo compartido.

Como puedes ver, aunque parece que la custodia compartida se regula en cada territorio de una forma incluso dentro de nuestro propio país, la realidad es que la tendencia no sólo en España, también en Europa, es a alcanzar la corresponsabilidad parental, para alcanzar este objetivo amplio una de las medidas es facilitar y normalizar la custodia compartida en los países miembro.

Esta situación de equiparación entre los derechos de padres y madres que apareja la normalización de la custodia compartida, ha sido resuelto de diferente forma en los países de nuestro entorno. A continuación te presentamos algunos ejemplos.

En Francia, la Ley 2002-305 de 4 de Marzo modificó el Código Civil estableciendo como norma general la custodia compartida y la convivencia alternativa del menor con los padres aún existiendo desacuerdo entre ellos.

Custodia compartida muy diferente en los distintos países de la Unión Europea.
Respecto a la custodia compartida, en los países de la Unión Europea encontramos grandes diferencias legislativas, entre unos y otros.

Es llamativo que en este caso propone opciones de como ejercer la custodia compartida, ya sea alternativamente en el domicilio de cada uno de los progenitores o en el de uno de ellos.

“En application des deux articles précédents, la résidence de l’enfant peut être fixée en alternance au domicile de chacun des parents ou au domicile de l’un d’eux.

A la demande de l’un des parents ou en cas de désaccord entre eux sur le mode de résidence de l’enfant, le juge peut ordonner à titre provisoire une résidence en alternance dont il détermine la durée. Au terme de celle-ci, le juge statue définitivement sur la résidence de l’enfant en alternance au domicile de chacun des parents ou au domicile de l’un d’eux.”

Traducción:

“En aplicación de los dos artículos precedentes, la residencia del niño podrá fijarse en el domicilio de cada uno de los padres, con carácter alterno, o en el domicilio de uno de ellos.

Si uno de los progenitores lo solicita, o en caso de desacuerdo entre ambos respecto del modo de residencia del niño, el juez podrá ordenar con carácter provisional una alternancia de residencia durante un plazo determinado. Al término de este plazo, el juez emitirá un fallo definitivo sobre la alternancia de residencia del niño en el domicilio de cada uno de los padres o la residencia en el domicilio de uno de ellos.”

Article 373-2-9. Créé par Loi n°2002-305 du 4 mars 2002 – art. 5 JORF 5 mars 2002
Artículo 373-2-9 (introducido por la Ley no 2002-305 de 4 de marzo de 2002 art. 5 V Diario Oficial de 5 de marzo de 2002).

En Portugal, sin embargo, se encuentran, todavía, mucho más lejos de contar con una regulación que recoja la realidad social que inunda el resto de legislaciones europeas que acoge la guarda y custodia compartida como norma general.

La custodia compartida está poco regulada en Portugal.
La custodia compartida en Portugal se encuentra menos regulada que en la mayoría de los países de la Unión Europea.

El artículo 1.906 de su Código Civil no contempla expresamente la hipótesis de la guarda y custodia compartida en el sentido de “residência alternada” con uno y otro progenitor, pero tampoco lo prohíbe siempre que haya acuerdo entre los progenitores y se demuestre que la medida redunda en beneficio del menor. En este punto se aproxima mucho a la concepción de la guarda y custodia compartida que recoge el Código Civil español, si bien, hay que hacer una interpretación mucho más amplia que en nuestro derecho para lograr con éxito la solicitud de la guarda y custodia compartida.

A continuación en ausencia de una regulación concreta, vemos como se expresa la Jurisprudencia portuguesa al respecto:

“III–Embora a lei (art. 1906 do CC) não contemple expressamente a hipótese de guarda partilhada, no sentido de residência alternada com um e outro dos progenitores, cremos também que não a proíbe, apesar da redacção dos nº 3 e 5 sugerir o contrário (residência com um dos progenitores e não com os dois), contanto que haja acordo nesse ponto entre os progenitores ou se demonstre ser a única solução que satisfaz o interesse das crianças.”

“III. Aunque la ley (art. 1906 del CC) no contempla expresamente la hipótesis de custodia compartida, en el sentido de residencia alternada con uno y otro de los progenitores, creemos también que no la prohíbe, a pesar de la redacción de los apartados 3 y 5, (residencia con uno de los progenitores y no con los dos), siempre que haya acuerdo en ese punto entre los progenitores o se demuestre que es la única solución que satisface el interés de los niños.”

Jurisprudencia Portuguesa
Acórdão do Tribunal da Relação de Guimarães
Processo: 996/16.0T8BCL-D.G1
Relator: EVA ALMEIDA
Data do Acordão: 12/01/2017

“Residindo ambos os pais na mesma localidade, tendo ambos condições económicas e de habitabilidade para terem o filho consigo, dando ambos garantias de velar pela segurança, saúde, educação e desenvolvimento do filho e inexistindo quaisquer razões ponderosas que o desaconselhem, é de fixar a residência alternada, com ambos os pais, a um menor de 12 anos, por ser a solução que melhor defende o seu interesse.”

“Residiendo ambos padres en la misma localidad, teniendo ambas condiciones económicas y de habitabilidad para tener el hijo consigo, dando ambas garantías de velar por la seguridad, la salud, la educación y el desarrollo del hijo y sin ninguna razón ponderada que lo desaconseja, es fijar la residencia con ambos padres, a un menor de 12 años, por ser la solución que mejor defiende su interés.”

Jurisprudencia Portuguesa
Acórdão do Tribunal da Relação de Évora
Processo: 1997/15.1T8STR.E1
Relator: FRANCISCO MATOS
Data do Acordão: 09/11/2017

En este repaso a la regulación de la guarda y custodia compartida por los países de nuestro entorno, vamos a ver cual es la situación en Italia.

El Código Civil Italiano en su artículo 337 ter y siguientes regula la custodia compartida como regla general que fue introducida con la Ley 54/2006, y sólo en el supuesto de que uno de los progenitores se oponga, el juez podrá adoptar la decisión de otorgar la custodia en exclusiva para uno de los progenitores.

Custodia compartida en Italia.
La custodia compartida en Italia ha pasado a ser la solución predominante en los casos de divorcio con hijos menores, en pocos años.

En este caso además, vemos como es de relevante que exista una Ley que regule la custodia compartida como norma general para que realmente se produzca su normalización. Según las estadísticas en el 2005, antes de que entrase en vigor esta reforma, en el 80% de las separaciones y divorcios la custodia se otorgaba en exclusiva a uno de los progenitores y en 2015, en el 89% de los casos se establece la guarda y custodia compartida.

“Valuta prioritariamente la possibilità che i figli minori restino affidati a entrambi i genitori oppure stabilisce a quale di essi i figli sono affidati, determina i tempi e le modalità della loro presenza presso ciascun genitore,(…)”

“Evaluar en primer lugar la posibilidad de que los niños menores sean confiados a ambos padres o decidir a cuál de ellos se les confía a los niños, determinar los tiempos y las modalidades de su presencia con cada padre,(…)”

Parlamento Italiano.
Legge 8 febbraio 2006, n. 54.
Disposizioni in materia di separazione dei genitori e affidamento condiviso dei figli.
Pubblicata nella Gazzetta Ufficiale n. 50 del 1° marzo 2006

En el Reino Unido nos hemos encontrado con que la custodia compartida no es la norma, para nuestra sorpresa. Esto contrasta con la clara tendencia en Europa, y también en concreto en España, hacia considerarla como la opción más deseable –siempre que sea viable–. Existen organizaciones que están tratando de potenciar la normalización y visibilidad de la custodia compartida, allí conocida como “Shared Custody”, “Joint Custody” o “Shared residency”.

No obstante, en un país donde la mediación está mucho más extendida que en el nuestro, las recomendaciones pasan por tratar de alcanzar la custodia compartida en un procedimiento de mediación. Pero como hemos dicho, a pesar de que socialmente es aceptado el beneficio de la custodia compartida, no existe una ley o una norma que establezca que los menores tengan que vivir con ambos progenitores.

El único guiño que conocemos es una proposición de Ley de 2013 sobre los niños y la familia que se proponía reforzar la Ley para asegurar la relación de los menores con ambos progenitores después del divorcio en atención al interés superior del menor, pero parece ser que no se ha materializado.

Abogados Madrid especialistas
Ir al comienzo
Abogados Matrimonialistas Debelare Madrid
Los abogados matrimonialistas de Debelare Madrid están orientados a una abogacía de calidad, basada en el rigor técnico, espíritu de lucha, perseverancia, honestidad y trato cercano con el cliente. El equipo de letrados matrimonialistas de Debelare Madrid cree firmemente que una atención jurídica mejor en Madrid es posible; y qué mejor manera de empezar con ella que publicar posts de temática legal –informativos y accesibles– como éste mismo.
  1. Migue Rosado Responder

    Hola, estoy divorciado y con custodia compartida, mi exmujer se pone a trabajar en turno de noche seguido, se le podría quitar la custodia compartida??

    • Abogados Matrimonialistas Debelare Madrid
      Abogados Matrimonialistas Debelare Madrid Responder

      Estimado Miguel,

      Para valorar una modificación de medidas con el objetivo de cambiar la guarda y custodia compartida por una guarda y custodia exclusiva para el padre, hay que atender a muchas circunstancias, una de ellas es que el cambio sea significativo. Si el desempeño de su trabajo no le impide cumplir con el cuidado del menor, la posibilidad de modificar el régimen de custodia será complicado. Además, como núcleo esencial de la custodia compartida, debe atenderse al interés y beneficio del menor ¿Sería bueno el cambio de custodia para el menor? Estas y otras cuestiones son esenciales para valorar el éxito de un procedimiento.

      Quedamos a tu disposición.

  2. Estefanía González Gómez Responder

    Hola buenas tardes, el padre de mi hijo y yo ya no vivimos juntos yo vivo con mis padres y el con su madre, vivíamos en chiva(Valencia), yo sigo viviendo en Chiva y su padre se ha ido a 50 minutos de mi domicilio a decir más a Sagunto (valencia), mi pregunta es cuando él se lleva a mi hijo a pasar la semana tiene que venir él a traérmelo a mi domicilio por irse fuera del domicilio o tengo que recogerlo yo cuando me toca?

    • Abogados Matrimonialistas Debelare Madrid
      Abogados Matrimonialistas Debelare Madrid Responder

      Estimada Estefanía,

      Te recomiendo que iniciéis un procedimiento de relaciones paternofiliales para que todas estas situaciones, relativas a la custodia compartida, queden reguladas en un convenio. En principio, no hay un lugar predeterminado donde deban hacerse las recogidas o entregas, aunque es una práctica habitual que sea en el colegio los lunes, llevándolo el que termina su semana y recogiéndolo el que comienza la suya.

      Quedamos a su disposición para cualquier información,

  3. carlota Responder

    Buenas tardes,

    ¿Si yo pido la custodia exclusiva de mi hija y mi marido la compartida, puede el juez acordar la exclusiva hasta una edad y a partir de una edad que la custodia pase a ser compartida en la sentencia

    Gacias

    • Abogados Matrimonialistas Debelare Madrid
      Abogados Matrimonialistas Debelare Madrid Responder

      Estimada Carlota,

      El Juez, a la luz de las pruebas aportadas por ambos, puede incluso determinar la custodia compartida desde un primer momento. También existe la posibilidad que comentas, y que establezca la custodia para ti y un régimen amplio de visitas para el padre y finalmente se termine en una guarda y custodia compartida.

      Para cualquier duda estamos a tu disposición en Debelare Abogados Madrid, un saludo y gracias por leer nuestro artículo sobre custodia compartida.

¡Anímate y deja un comentario en el post!

IMPORTANTE: éste no es un formulario de contacto. Cuando aprobemos tu mensaje –ya que no se publica automáticamente en el momento– éste podrá ser visto por cualquiera que visite este post. Si quieres comunicarte con nosotros en privado, por favor, rellena el otro formulario –en esta página o en la de contacto–.
*