Página de inicio » Blog jurídico » Éxitos del bufete Debelare Abogados en Madrid » Despido de trabajadora declarado NULO: empresa tiene que indemnizarla

Despido de trabajadora declarado NULO: empresa tiene que indemnizarla

Debelare Abogados lo consigue de nuevo: despido de la trabajadora declarado nulo. La decisión de la empresa de despedirla fue una represalia después de que la trabajadora se atreviese a reivindicar sus derechos. El juzgado condena a la empresa a indemnizarla por vulnerar sus derechos fundamentales.

Debelare Abogados lo consigue de nuevo: despido de la trabajadora declarado nulo. La decisión de la empresa de despedirla fue una represalia después de que la trabajadora se atreviese a reivindicar sus derechos. El juzgado condena a la empresa a indemnizarla por vulnerar sus derechos fundamentales.

Despido nulo de trabajadora en Madrid.
Uno de los abogados laboralistas de Debelare comunica la sentencia de despido nulo obtenida; la trabajadora rompe en una reacción de alegría y emoción.

En este caso la empresa permitió que la trabajadora sufriera un verdadero acoso por parte de sus superior jerárquico en el trabajo durante un año entero.

La situación no podía ser peor: el jefe se dirigía a la trabajadora con desdén y desprecio; e incluso llegó a colocarle subrepticiamente cámaras de vigilancia para controlar sus movimientos en todo momento. Por si fuera poco la empresa no parecía percatarse de lo que allí ocurría y permitía que su superior hiciera lo que quisiera...

Como puede imaginarse, la trabajadora estaba desesperada. Sabía que a sus 50 años sería difícil que otra empresa la contratara e intentó a toda costa conservar su empleo. Y sin embargo, llegó un momento en el que no pudo más y decidió asesorarse. Era o eso o dejar su trabajo.

En estas circunstancias extremas, los abogados laboralistas de Debelare Abogados asumieron su defensa.

Comenzaron a darse los primeros pasos. Los abogados laboralistas del despacho enseñaron a la trabajadora a defenderse y a luchar por sus derechos.

Gracias a esta labor, la empresa finalmente constató que la trabajadora tenía razón y, forzada por la situación, acabó expulsando al superior que tanto daño le había causado.

Parecía que todo había terminado bien; pero la empresa tenía otros planes para la trabajadora. A lo que se ve, no querían en su plantilla a alguien "incómodo" que se atreviese a plantar cara a la empresa. Por eso, cuando recibieron una demanda de la trabajadora en la que reclamaba diferencias salariales y que se le reconociese su categoría real, decidieron despedirla fulminantemente tres días después.

Indemnización por despido nulo.
La indemnización por el despido nulo fue la guinda.

Por supuesto la empresa sabía que el despido de la trabajadora era nulo; que era una venganza por la demanda que la trabajadora había interpuesto. De ahí que intentasen disfrazar el verdadero motivo del despido imputando a la trabajadora unas acusaciones completamente falsas.

Afortunadamente, la empresa no logró engañar a la juez del Juzgado de lo Social nº 14 de Madrid. El despido fue declarado NULO de pleno derecho por vulneración de los derechos fundamentales de la trabajadora (derecho a no ser despedida por atreverse a ejercer sus derechos, conocido como garantía de indemnidad).

Además el Juzgado condenó a la empresa a pagar a la trabajadora una indemnización adicional por haber atentado contra sus derechos fundamentales.

Desde el despacho damos la enhorabuena a esta valiente trabajadora que no se dejó amedrentar por aquellos que piensan que los derechos fundamentales son un mero papel mojado.

Esperamos que su victoria con este despido nulo sirva para inspirar a otros que piensan que "no se puede hacer nada" en estos casos.

Compártelo en las redes sociales
«Un buen acuerdo supone un ahorro de costes y de tiempo.»