Página de inicio » Blog jurídico » Bancarios » Reclamación de tarjetas revolving

Reclamación de tarjetas revolving

Las reclamaciones de las revolving siguen siendo posibles. Es así, incluso teniendo en cuenta la sentencia del Tribunal Supremo de 4 de mayo de 2022. Y es que, los medios de comunicación que apoyan a la banca han querido mostrar lo contrario. Su objetivo es desalentar a los afectados para que no reclamen por los intereses usurarios de dichas tarjetas. Por ello, consulta con un abogado especialista en revolving, debes intentar liberarte de tu deuda reclamando.

Recientemente se ha pronunciado nuestro Tribunal Supremo sobre las tarjetas revolving. Nos referimos a su Sentencia nº 367/2022, de 4 de mayo de 2022. Analizaremos las verdaderas repercusiones que va tener en las reclamaciones judiciales contra la usura revolving.

En Debelare Abogados contemplamos con estupor la reacción de algunos bufetes y medios de comunicación afines a los bancos. Es así porque no han tardado ni un segundo en pregonar burdas mentiras sobre la interpretación y el alcance de dicha Sentencia del Tribunal Supremo.

Estos esbirros del poder financiero mencionan que “el Tribunal Supremo ha cambiado su doctrina anterior”. Alegan que: “en lo sucesivo no se podrá declarar abusivo un contrato de tarjeta revolving de un 24,5% T.A.E.”. Hablan como si de una victoria total de la banca se tratara. Incluso algún artículo de prensa proclama que la Sentencia del Tribunal Supremo es una “onda expansiva” que va a tumbar los miles de procedimientos iniciados. Claramente tratan de proteger a las entidades que colocaban y colocan en el mercado las tarjetas revolving.

Lamentablemente, aquí se cumple aquello de que “en las redes sociales se escribe mucho, se lee poco y se reflexiona menos”. Y es que no es cierto que el Tribunal Supremo haya cambiado de criterio sobre la nulidad por usura de las tarjetas revolving. Antes al contrario, el Tribunal Supremo en esta sentencia de 4 de mayo de 2022 se limita a aplicar la doctrina jurisprudencial que quedó perfilada en su Sentencia nº 149/2020, de 4 de marzo.

Abogados revolving desmienten las noticias falsas.
Mentira aquí, mentira allá, céetelo, créetelo, que no vas a poder reclamar… Pues seguramente sí podrás poner tu reclamación por la revolving que contrataste. Busca un abogado especialista, como los de Debelare, para que te informe bien.

Entonces, os preguntaréis, ¿por qué se ha montado ese revuelo? ¿qué ha pasado? Pues que los lacayos de la banca han preferido quedarse con una interpretación superficial de la sentencia. Así, han lanzado sin ton ni son conclusiones alarmistas para generar incertidumbre en los consumidores.

Lo que dice el Tribunal Supremo es que, en ese procedimiento concreto, aplicando la doctrina acuñada en su Sentencia nº 149/2020, de 4 de marzo, no puede considerarse usuraria una tarjeta de crédito revolving cuyos intereses ascendían a 24.5% T.A.E.

La razón es sencilla. En el procedimiento quedó probado que, en el momento de celebrarse el contrato de tarjeta de crédito revolving (en el año 2006), el promedio de los intereses de este tipo de operaciones era elevadísimo. Concretamente, quedó acreditado que el interés normal de las tarjetas revolving oscilaba entre el 23 y el 26% al tiempo de emitirse la tarjeta.

Lo que nos dice el Tribunal Supremo es que -repetimos: en ese caso en particular-, no puede considerarse que el interés de la tarjeta (24,5% T.A.E.) se aparte de la tónica general del mercado que existía en ese momento. En pocas palabras: que un interés de un 24,5% T.A.E. no se desmarca del “interés normal” que tenían las tarjetas revolving en aquel momento. Por ello, dice el Tribunal Supremo, el tipo de interés que se aplicaba en la tarjeta revolving objeto de estudio no era usurario.

Las reclamaciones revolving son posibles con la sentencia, la mayoría.
Consigue información veraz sobre tus posibilidades de reclamar con un abogado especializado en revolving. Debelare tiene a algunos de los mejores.

Como veis, no es que estemos ante un cambio drástico en la jurisprudencia. Lo que sucede es que, en este supuesto concreto, la aplicación de doctrina del Tribunal Supremo ha sido contraria a los intereses del consumidor.

¿En lo sucesivo podremos luchar contra los intereses usurarios de las revolving? Por supuesto, en la mayoría de los casos. Simplemente habrá que estudiar uno a uno para ver la viabilidad del pleito.

Uno de nuestros abogados de revolving te informará

Debelare Abogados Madrid cuenta con algunos de los mejores abogados en tarjetas revolving. Son de los pioneros es este tipo de reclamaciones.

Ya cuando fue publicada la Sentencia de 4 de marzo de 2020 del Tribunal Supremo, este despacho avisó de la deriva pro-banco que estaba tomando la jurisprudencia sobre las revolving.

En nuestro artículo Las tarjetas revolving y sus intereses abusivos ya vaticinamos que la jurisprudencia del Supremo podía tener implicaciones negativas para los consumidores. Tanto es así que concluíamos el artículo diciendo que el Tribunal Supremo nos había dado “una de cal y dos de arena”.

Mientras, muchos otros medios vendían la Sentencia de 4 de marzo de 2020 (que condenaba a WIZINK BANK, S.A. a la nulidad de su tarjeta revolving) como una victoria…

Lo que es inadmisible es que algunos medios busquen desinformar a los consumidores para que no emprendan acciones legales contra la banca por sus contratos revolving.

Atención porque, a la vista del revuelo causado, el Tribunal Supremo tuvo que publicar una nota aclaratoria que adjuntamos a continuación:

STS 367/2022, DE 4 DE MAYO. REITERACIÓN DE LA DOCTRINA DE LA SALA PRIMERA SOBRE LAS TARJETAS REVOLVING

Ante los comentarios difundidos en redes sociales y en algunos medios de comunicación sobre la STS 367/2022, de 4 de mayo (ROJ: STS 1763/2022) se hace necesario explicar el verdadero contenido de dicha sentencia, ya que dichos análisis se basan en un entendimiento erróneo de la misma que no tiene en cuenta la naturaleza y los efectos del recurso extraordinario por infracción procesal y del recurso de casación.

En primer lugar, la sentencia 367/2022 no ha supuesto ninguna modificación ni matización de la doctrina jurisprudencial sobre las tarjetas revolving. Al contrario, como dice expresamente su fundamento de derecho tercero, esta sentencia reitera la doctrina sentada en la STS 149/2020, de 4 de marzo, según la cual para determinar la referencia que ha de utilizarse como «interés normal del dinero» al realizar la comparación con el interés cuestionado en el litigio y decidir si el contrato es usurario, debe utilizarse el tipo medio de interés correspondiente a la categoría a la que corresponda la operación crediticia cuestionada. Y que, si existen categorías más específicas dentro de otras más amplias (como sucede con la de tarjetas de crédito y revolving, dentro de la categoría más amplia de operaciones de crédito al consumo), deberá utilizarse esa categoría más específica.

En el recurso que resuelve esta sentencia, el recurrente pretendía que se utilizara como referencia el interés de los créditos al consumo en general, en lugar del específico de las tarjetas revolving, que era el que había empleado la Audiencia Provincial, aplicando la doctrina jurisprudencial citada.

Por otra parte, los hechos probados en la instancia, que son inalterables en casación, puesto que no se había formulado recurso extraordinario por infracción procesal, eran los siguientes: (i) en las fechas próximas a la suscripción del contrato litigioso, la TAE aplicada por las entidades bancarias a las operaciones de tarjeta de crédito con pago aplazado era frecuentemente superior al 20%; (ii) también era habitual que las tarjetas revolving contratadas con grandes entidades bancarias superasen el 23%, 24%, el 25% y hasta el 26% anual; (iii) la TAE de la tarjeta revolving contratada por la recurrente era del 24,5% anual.

Sobre estos hechos probados, la sentencia concluye que la Audiencia Provincial, al declarar que el interés remuneratorio no era «notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso» ni, por tanto, usurario, no ha vulnerado la Ley de la Usura, ni la jurisprudencia de esta sala, dado que -siempre en función de esos hechos probados- el tipo de interés de la tarjeta estaba muy próximo al tipo medio de las operaciones con las que más específicamente comparte características.

En definitiva, si la Audiencia considera acreditado, en función de las pruebas practicadas en ese concreto procedimiento, cuál es el término de comparación (y en este caso había declarado probado que oscilaba entre el 23% y el 26%), el

Tribunal Supremo no puede revisar este pronunciamiento, salvo que el prestatario justifique, a través del recurso extraordinario por infracción procesal, el error patente en la valoración de la prueba. Como en este caso el prestatario no discutió este extremo, sino que se limitó a pedir que el término de comparación fuera el general de los créditos al consumo, el recurso es desestimado. Ello no implica, en modo alguno, rectificación ni matización de la doctrina jurisprudencial citada, que debe aplicarse en función de los hechos que resulten probados en cada caso.

El texto completo de la sentencia puede consultarse en el siguiente enlace:

Gabinete Técnico, Área Civil Mayo, 2022

Roj: STS 1763/2022 - ECLI:ES:TS:2022:1763
Compártelo en las redes sociales